Hoy en día cuando toda la música se está moviendo hacia la nube, aún quedamos aquellos que nos gusta tener colecciones inmensas de música en nuestras computadoras, para compartir, pasar al reproductor portátil o para cuando no disponemos de Internet (Dios no lo permita). De la mano de esta obsesión poco saludable, viene un problema...