The New Yorker publica una nota interesante sobre el impacto de la ubicuidad de los auriculares.

Leer aquí: Headphones Everywhere