Grooveshark es otra de las tantas aplicaciones online que proveen streaming de música. Nació en 2006 de la mano de 3 estudiantes de la universidad de Florida. Desde su creación pasó por varias modalidades hasta llegar a lo que es hoy, una aplicación online gratuita, a la cual podemos acceder a través de un navegador. En pocas palabras, escuchar música online, gratis y de buena calidad.

Interfaz Grooveshark

Para usarlo sólo necesitamos entrar a Grooveshark, escribir el nombre de un artista o tema a escuchar y dar Enter. Acto seguido, la aplicación busca por artista/álbum/tema y nos presenta con una interfaz bastante sencilla para navegar y dar play o comenzar a crear listas de reproducción. También cuenta con la clásica funcionalidad de “Autoplay”, que basado en la calificación que le demos a los temas que vamos escuchando, agrega nuevos temas en la cola de reproducción.

Además de esto, también podemos subir archivos de audio propios y obtener widgets para embeber en un blog o sitios web. Esta funcionalidad también está disponible para cualquier lista de reproducción que generemos.

Pero probablemente la mejor característica del servicio sea que aún está disponible en nuestro país. Lo mejor que podemos hacer es disfrutar de esto mientras se pueda, Grooveshark ya recibió la primer demanda por violación de copyright, por parte de EMI, aunque por esta vez fue resuelto fuera de corte y sin consecuencias para el servicio.