Hace 17 años, Spencer Elden posaba desnudo en una piscina, esperando que Kirk Weddle le tomara varias fotos, entre las cual estaría la candidata para aparecer en la tapa del clásico de Nirvana, el disco Nevermind, de 1991. Los padres recibieron 200 dólares a cambio.

17 años después, Spencer decide recrear la misma foto en la misma piscina donde fue sacada, aunque esta vez no se le ve el pitito. La verdad, que es un ícono viviente. Debe ser raro ir a una casa de música y verte nadando en bolitas junto a otros artistas.

Pero, buscando un poco más, parece que esta no fue la única vez que recrearon esta fotografía. En el 2002, festejando los 10 años del Nevermind, la revista RollingStone ya había contratado a Spencer para sacar una segunda versión.

Una segunda vez está bien, había que pagar el colegio del nene y papá y mamá se querían dar un gustito. Pero hacer la foto ¡por tercera vez! Spencer, ya estás grande, andá a buscarte un laburo.

Acá tienen las tres fotos:

Fuente: MTV | mtv.com
Fotos: RollingStone, Splashnewsonline.com, Geffen Records